chamberí | suplemento cultural | domingo, 23 de septiembre 2018 | número 02

Con la colaboración especial de ....

Descarga el número 02

Poémica

El ojo del abismo toma de la mano el arco iris
Números para no reventar

(poémica de Antonino Nieto Rodríguez a partir de algunos poemas de su poemario El ojo del abismo toma de la mano el arco iris)



1
números, para no reventar

1
toma de la mano el arco iris
habla con lo que de ti desconoce el tiempo
pregunta a tus manos, al renglón del barro…
los sueños dan forma al tú y al mí
nadie: el corazón la bestia
nadie: la sin razón del canto: el solar de la lágrima
toma de la mano a la alegría
habla con lo invisible que en ti se reconoce
descarrila
desnuda al viento:
tuyos son el cuento, la risa, la inutilidad del grito:
todo carne,
     invertebrada esponja,
indescifrable corrección del abismo

                       a mi hija, la Gusi, en su 37 cumpleaños
1
descripción del aire: todo es boca

1
no falta nadie

en el basurero están todos: los amigos la familia los dioses

no falta el grito: lo que queda de lo que nunca fue

es característica del cobarde condenar al inocente

en el basurero están todos: la palabra lo encontrado las ausencias…

la memoria del agua
la pereza al por mayor de la inútil resistencia…

tú, por ejemplo
o yo mismo:

cabezas transportadoras
llagas del infinito sin fin

en el basurero están todos abofeteando a la esperanza

no falta nadie

1
por la patria no muera nadie
por el pan y la alegría de no ser súbditos, tampoco
viva el nacido sin dueños ni futuros que lo ahorquen al pie de un sueño

despiénsese!
despréndase de toda fe y obediencia quien haya sido nacido
no ha llegado el tiempo
nunca es llegado el tiempo:

la condena es asunto a desterrar de la faz del viviente

por amor no muera nadie
por lo que en el barro crece o se deposita,
por lo que ha de matarte,
tampoco muera nadie

viva el nacido sin ley patria o rastro que lo numere ojal o sedal del llanto

despiénsese!
despréndase de toda escuela y añoranza quien haya sido nacido

la verdad es cosa de verdugos
la lengua que se nos impone, también
y el oráculo
y lo que tiene de justicia el cántico que te abisma censor de la locura


1
desnucada la memoria
si quiere usted ver y escuchar todo aquello que lo visible calla y palpar
y hasta deletrear cuanto de indescifrable abotona al nacido
no se aleje usted del poema
embárquese en la basura que lo alienta
o en la red que lo ahoga superviviente de la mortal necedad que lo inspira
o embriáguese absolutamente inútil, por ejemplo, en el silencio, sí,
en la inagotable vaciedad creciente que reduce a piel
lo que de vivo o insoportable alcanza el grito

¿o es el poema?

1
las raíces, grietas
el silencio, escaparate sin horizonte
la indiferencia (sí), la obscenidad del mandato

1
no es dios, es el hombre
libre!
doliente!
inútil!,
como expresión del terror que lo crece

el alfabeto de la opresión?
su moneda en cuerpo presente?:
todo
cuanto da sentido a la palabra

es el fin de la historia, no de la esclavitud
lo que queda de dios patrocina al hambriento:
celebra la imbecilidad del vientre:
de nadie a nada: ni a renta siquiera!

desgobierna el olvido el ojo que todo lo ve,
ya sabes,
lo que la verdad disuelve
o almacena en dientes cadenas…

es cosa abismo hinchazón del barro
que más allá del rastro de la razón,
incluyo incluso el cupo de lo que imaginar no puedas,
la vida,
el rostro al alza de la corrupción sin fin,
libre doliente inútil,
se expanda sin límites
como el agua
como el ciento por uno del vendaval que te nombra,
ya sabes,
hasta donde el dolor,
la posibilidad de vaticinar la infatigable condena,
bien trabajada,
inmerecida siempre,
no te alcance

es el fin de la historia, no de la esclavitud

la venganza del inocente?
sin basura, ni sueños siquiera…
ni sueños, ni cuentas que llevarse a la boca

le dicen suerte
no lo es
es tu derecho
lo que llevas dentro
la feroz inocencia del caníbal
lo que valiente escupes para mayor gloria del criminal que te engorda
o esqueleta…

qué sino cocinarte al dente feliz rendición al alza!
el caso es romper con dios
aguar la muerte

no es dios, es lo que queda del hombre:
la venganza
el deterioro inalcanzable de la inteligencia

si aún y así no descabezas los hilos de lo inencontrable…
si en todas esas dimensiones que corroen lo visible en cuerpo inflamable
                                     de lo invisible,
no patrocinas al asesino insomne que en todo se crece inútil culpable,
nada entonces, salvo muerte dolor miseria…

si en tales privilegios no te reconoces
si anulas la conciencia,
ni dolor ni tú
la felicidad, entonces, nada: condenado paladar del diente, ya sabes,
lo que éste aquí no mastica, por ejemplo,
o para no perdernos en el laberinto de lo inconcebible,
el desconsuelo patrocinando el cuerpo incorrupto de la palabra

apuntas,
disparas contra el ojal de la ternura…

dices libertad
te consientes gozo
impermeable desarrollas a destajo la promiscuidad del diente…
es el miedo
el vendaval del pulso
el refrigerio de la condena compulsándote al alza polvo en el ajuar del
                                  grito


queda abolida la vida y la muerte!
y por si alguna duda hubiese
y por si aún pudieses comerte
queda extirpada, también, la propiedad privada

no es dios, es el hombre
libre!
doliente!
inútil!
como expresión del terror que lo crece

si algo sobra es la conciencia:
te reduce a siervo
protege al señor
redistribuye la pobreza
te reconoces en la carnal hondura del abismo, en la bendición
                                         de la hormiga? ya sabes…
sobre el excremento del pájaro consiguiendo los fondos del día,
construyendo sociedad
limpiando,
lo que de más alcanza el fuego de la alegría

la exactitud: la cara grande de la carcajada. luz que ve

te bombardean con informaciones contradictorias
te acumulan no muerto, zombi
te festejan en blanco
nada de ti te exime del insomnio que te burla ladrón contra lo que nunca
                                          dejó de vaciarte


salvo la obediencia
si exceptuamos, también, lo que de renta alcanza el crimen
o el placer de ser un asesino
o si transformamos el cuerpo en manantial exterminador
o afluente de los nudos naufragios…
nada lo perdido
nada, o beso en el corazón del olvido
es el fin de la historia, no de la esclavitud

distribuyes sombras
pellizcos en la rentual del crimen

nada
no existes
pagas!

consientes invencible la rendición de lo perdido

ningún inocente en el carrusel de insomnios hombrunas rezos…:

carcajadas contra el manantial de la alegría
es el fin de la historia, no de la esclavitud


1
nos quieren como a perros: alegres
y detectores de la narcolexia, por ejemplo
y sucios,
no vaya a ser que el alzhéimer nos invalide como verdugos

1
forma parte del olvido que nos renta, o masca:
el mismo vencimiento o rendición:
de nacidos a datos

1
                      y así
                      y por si no las moscas
                      y contra toda maldición
                    y porque en nada y nunca se ejercita la rendición del condenado…
                    números, o como se llame ahora el delirio que nos come: para reventar sin fin


1
las palabras, lágrimas del barro
del sol aquí la memoria un aire
puro abanico la rosa
como la guerra, pompón del alma

el ojo del abismo toma de la mano el arco iris

(el ojo del abismo toma de la mano el arco iris, poemario de Antonino Nieto Rodríguez, publicado por Cuadernos del Laberinto, será presentado el próximo día 4 de Octubre en la sala de Ámbito Cultural de El corte Inglés de Callao)


Antonino Nieto Rodríguez


Poémica" El ojo del abismo toma de la mano el arco iris"
Números para no reventar  

  

Antonino Nieto Rodríguez


chamberí | suplemento cultural | domingo, 23 de septiembre 2018 | número 01



     Actualidad | Noticias actualidad
actualidad | opinión | debate | entrevistas

Volver arriba